• Mariana López Fagoaga

¿Eres comprador compulsivo?

Actualizado: abr 13

Si eres de los que se dejan caer por las tiendas y los grandes almacenes para dar rienda suelta a tu condición de consumidor, si la ocasión siempre es perfecta para regalar y regalarse cualquier cosa ¡Cuidado!


Son muchos los que pierden el control de sus gastos.

Para la mayoría de la gente, se trata sólo de unos días de exceso, pero algunos siguen comprando sin control durante todo el año.



Estos consumidores desbocados o compradores compulsivos son capaces de dilapidar más de lo que tienen y poner en peligro su trabajo y familia para satisfacer su ansia de comprar sin parar.


La excitación es comparable a otras situaciones como la sexual, el juego, la droga etc. Al igual que estas se apaga pronto, antes de llegar a casa con las compras. Por eso, lo de menos es lo que se haya comprado, normalmente cosas inútiles o repetidas: media docena de camisas iguales de distinto color o una docena de zapatos que nunca se llegarán a usar.


Al efímero placer le siguen los remordimientos, las peleas familiares por los gastos desmedidos, el sentimiento de culpa, la depresión y una ansiedad que sólo se apaga con un nuevo atracón consumista. Esta conducta tiene cierta similitud con la bulimia, de ahí que a estos compradores feroces e insaciables se les ha llamado «compradores bulímicos».

La compra compulsiva comparte algunos rasgos con las conductas adictivas (se les llama también adictos a comprar o «shopaholics»), particularmente con la ludopatía o adicción al juego, pero sobre todo se parece a los llamados trastornos del control de los impulsos, como la cleptomanía o la piromanía. De hecho, prácticamente en lo único que se diferencian los cleptómanos y los compradores compulsivos es en que los primeros no pagan y éstos últimos sí, aunque a la postre muchos no puedan hacer frente a sus deudas.

Pero éste es sin duda un detalle importante, pues comprar está mucho mejor visto socialmente que robar.


Por ahora la «shoppingmania», «compra compulsiva», «adicción a la caja registradora» o como quiera llamarse esta conducta no figura en los libros de psicopatología, quizá porque -como dicen algunos científicos sociales- en esta sociedad consumista todos somos no sólo compradores, sino compradores excesivos.


La prevalencia en la población está entre el 2 y el 8 % según diferentes estudios.



Fuente: Centro de Asistencia Terapéutica  Barcelona 

Finpes
Agente Autorizado en Seguros

9511099421

Ciudad de Oaxaca 

¿Te interesa ser distribuidor Allianz?

Ponte en contacto con nosotros y súmate 

a una de las compañías más importantes

y con la mayor presencia Mundial del sector financiero.

Solicita una cotización

arrow&v

© 2020 by Finpes Agente Autorizado de Seguros